Cirujano Plastico - David Majana

Guteoplastia



El implante de glúteos es una intervención relativamente sencilla. Se efectúa un corte de entre cinco a ocho centímetros entre las nalgas para formar una bolsa o bolsillo donde insertar el implante. Éste se coloca entre los músculos y la grasa que al cicatrizar ayudará a mantener el implante en su lugar. Los cortes se realizan con suturas absorbibles y el paciente podrá volver a casa el mismo día con un vendaje especial que deberá mantener por tres o cinco días, aunque algunos cirujanos lo cambian por otro a usar por dos o tres semanas.

Tras la operación la movilidad del paciente será difícil y restringida, requiriendo descanso por varios días. Al iniciar la segunda semana deberá estar en mejores condiciones de movilizarse. Tras el implante de glúteos pueden aparece hematomas e hinchazón que permanecerán por sólo unos días y luego desaparecerán. También se puede sentir un poco de entumecimiento que irá pasando. La inflamación no es mucha, como tampoco los hematomas o “moretones”. Es posible que se sienta más dolor que en otros procedimientos, por ser un área de mucha exigencia muscular, pero en término general se puede regresar a una actividad normal después de un mes de la cirugía de implante de glúteos.